Los Planes de Pensiones son instrumentos de ahorro especialmente diseñados para acumular un capital suficiente para complementar la jubilación pública y disfrutar de  una jubilación sin preocupaciones. Por su cualidad de vehículo de inversión a largo plazo, la liquidez de estos productos se encuentra acotada únicamente a situaciones especiales que justifiquen el – reembolso del dinero ahorrado.

Para facilitar el acceso a nuestro ahorro  en situaciones de crisis, existen ciertos supuestos que permitirían el rescate del dinero si se dieran  situaciones especiales que requiriesen de su retirada. Se les conocen como supuestos de liquidez y, en los últimos 10 años, los Planes de Pensiones han pagado 3.760 millones de euros a 693.000 hogares  en tiempos de crisis.

¿Cuáles son los supuestos habituales de rescate de los planes de pensiones?

Para solicitar el rescate del  ahorro acumulado en un Plan de Pensiones, es fundamental que se de alguna de las contingencias establecidas:

  • Jubilación. El partícipe podrá solicitar el dinero invertido una vez reciba la condición de jubilado (en sus distintas variantes).
  • La declaración de incapacidad total y permanente para realizar la actividad profesional correspondiente o, en su defecto, situación de gran invalidez que impida llevar a cabo su trabajo.
  • Encontrarse en una situación de dependencia severa o gran dependencia.
  • Fallecimiento del partícipe del Plan de Pensiones. En consecuencia, los derechos del producto pasarán a sus herederos o a los beneficiarios correspondientes establecidos por el partícipe.
Quizá te interese:  Pros y contras de la jubilación anticipada

No obstante, ante una situación de necesidad en la que no se cumpla ninguna de las contingencias anteriores, los ahorradores también pueden acogerse a los supuestos extraordinarios de liquidez, entre los cuales se encuentran el desempleo de larga duración, en el cual la persona no puede acceder a prestaciones contributivas o ya las ha agotado, o bien el partícipe del plan o una persona dependiente se encuentran en situación de grave enfermedad.

En la última década, 693.000 familias han rescatado el dinero de su Plan de Pensiones por encontrarse en situación de desempleo o padecer una enfermedad calificada como grave por un profesional médico.

Por último, en febrero de 2018 se aprobó que, a partir de 2025, sería posible rescatar el dinero de estos productos de ahorro si hubiesen pasado 10 años desde la primera aportación realizada.

A raíz de la crisis sanitaria consecuencia del Covid-19, el Gobierno ha anunciado tres nuevos supuestos extraordinarios de liquidez por los cuales los partícipes podrían solicitar el rescate de su dinero: desempleo con motivo de un ERTE, ser empresario y haber reducido en un gran porcentaje sus ingresos debido al cierre de los comercios, o ser autónomo y haber percibido una reducción de los ingresos mensuales a causa de la paralización de la actividad.

¿De qué forma podemos recibir el dinero rescatado de nuestro Plan de Pensiones?

Quizá te interese:  Las otras ventajas de los planes de pensiones: apoyo al tejido empresarial

Según la situación en la que nos encontremos, es posible rescatar el  ahorro de nuestro Fondo de Pensiones de diversas maneras. Dependiendo de la que escoja el partícipe, las ventajas fiscales difieren.

  • En forma de capital, por la cual se cobrarían todo o parte del dinero invertido de una sola vez. De esta manera, el capital rescatado debería sumarse a todos los rendimientos obtenidos en ese ejercicio contable, lo cual aumentaría considerablemente la base imponible del IRPF.
  • En forma de renta, que se percibiría de manera periódica (mensual, trimestral, semestral o anual) una cantidad estipulada. En esta situación, los rendimientos serían menores y la base imponible no se incrementaría tan notablemente.
  • En forma mixta, por la cual parte del dinero se rescataría en forma de capital y parte en forma de renta.
  • En forma de disposición puntual, por la cual se podrían rescatar los fondos según los necesite el beneficiario sin necesidad de establecer una periodicidad determinada.