La crisis sanitaria y económica a nivel global derivada de la pandemia por coronavirus ha alterado la forma en la que las personas se relacionan, comportan y viven. Los confinamientos selectivos como prevención de posibles rebrotes, así como las precauciones y medidas de seguridad y distancia social tomadas por los gobiernos han afectado a la dinámica de la sociedad y, en consecuencia, al consumo. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de ahorro de los españoles se situó en el 1,7% en el primer trimestre del año, la más alta en ese periodo desde 2004 y muy superior a la de 2019, que se situó en -4,9%. Con motivo del aumento del ahorro en los hogares, también se redujo el gasto en consumo en un 5,2% menos.

La llegada del verano anuncia también la llegada de las vacaciones y, tras tantos meses de confinamiento y restricciones, las familias añoran unas semanas de desconexión y ocio para despejar la mente y disfrutar de la tranquilidad. En esta situación, es fundamental dejar todo cerrado antes de realizar un viaje para evitar imprevistos no deseados y gastos descomunales que luego repercutan en nuestra situación financiera. Por ello, os dejamos algunas claves para disfrutar del verano sin olvidar los consejos más importantes para tener una buena planificación financiera de cara al futuro.

  1. Ajústate a un presupuesto

A la hora de planificar nuestras vacaciones debemos ser realistas. Por ello, es fundamental elaborar un presupuesto ajustado a nuestra situación financiera y ceñirnos a él para evitar sorpresas durante nuestro tiempo de ocio. De esta forma, desde el comienzo de nuestro viaje contaremos con los gastos derivados de las coberturas básicas como transporte, alimentación y alojamiento, así como de aquellos gastos relacionados con actividades no esenciales que surjan durante el viaje. No obstante, es fundamental fijar un máximo para no llevarnos sorpresas a la vuelta.

  1. Busca las mejores formas de financiación
Quizá te interese:  ¿Qué diferencia habrá entre tu último sueldo y tu pensión pública?

Si prefieres financiar el gasto de tus vacaciones, es fundamental que lo hagas pensando en los costes que implica hacerlo. En este sentido, en la medida de lo posible, es recomendable evitar solicitar préstamos o pagar a plazos, o bien hacerlo teniendo en cuenta que esto implica intereses bastante altos.

  1. Elige las mejores fechas y reduce el gasto en transporte

Las vacaciones de verano son un periodo muy atractivo para muchas familias para disfrutar de unos días de relajación en algún lugar diferente. Por ello, es fundamental evitar las fechas más populares, como las últimas semanas de julio o agosto, pues los precios de viaje y alojamiento aumentan considerablemente y esto dificultad el ahorro. En estos casos, es preferible utilizar comparadores de hoteles y transporte para elegir la opción más adecuada en el periodo más barato.

  1. Evita comer fuera y ahorra en la cesta de la compra

Uno de los aspectos que suele aumentar considerablemente el gasto en vacaciones es la alimentación. Cuando estamos de viaje tendemos a comer fuera a diario y este gasto desmedido puede afectar a nuestro ahorro al finalizar las vacaciones. Es por ello que es fundamental establecer un presupuesto también para las comidas, de manera que controlemos el dinero que destinamos a este tipo de actividades y no nos llevemos sobresaltos al finalizar el viaje.

  1. Establece un límite de gasto diario

Hoy en día, y sobre todo a raíz de la crisis del coronavirus y las estrictas medidas de higiene, el uso de la tarjeta de crédito o débito se encuentra cada vez más extendido en la sociedad. No obstante, su uso inconsciente puede conllevar sorpresas a la vuelta del viaje si no hemos establecido un límite de pago y tampoco hemos llevado el control sobre los gastos. Por ello, es recomendable establecer un límite de pago con tarjeta al día para no sobrepasar el presupuesto que nos hayamos impuesto.

  1. Mantén el ritmo de aportaciones durante el verano
Quizá te interese:  Enjoylders, los triunfadores de la jubilación

Aunque las vacaciones sean un gran momento para desconectar, la planificación financiera no se detiene. Por ello, durante el periodo estival es fundamental mantener el ritmo de aportaciones periódicas que solemos tener a lo largo del año, sin descuidar nuestros productos de ahorro pues esto podría afectar a nuestra situación a largo plazo. En este sentido, también es recomendable reinvertir la totalidad o parte de la devolución de IRPF por las aportaciones realizadas a planes de pensiones en el propio vehículo de ahorro. Esta acción nos ayudará a percibir grandes ventajas en términos del capital acumulado para nuestra jubilación.

  1. Piensa a largo plazo

Disfrutar del verano implica también ser conscientes de que, a la vuelta, retomaremos nuestra rutina diaria. Por ello, es fundamental dejar cerrados todos los temas antes de irnos de vacaciones, para no llevarnos ninguna sorpresa cuando retomemos la actividad. En el caso de que el presupuesto se nos haya ido de las manos y necesitemos de asesoramiento profesional, es recomendable acudir a profesionales que estudien nuestro caso para determinar qué productos son los más adecuados de acuerdo a nuestro perfil de inversión.

Asimismo, a pesar de haber alcanzado la “nueva normalidad”, el contexto actual se caracteriza por un estado de precaución frente a posibles rebrotes. Estos podrían afectar a los mercados financieros y por ello, es fundamental que el inversor sea capaz de mantener la calma y no alterarse antes posibles eventualidades, pues a largo plazo la situación volverá a recuperar una tendencia positiva.