Ya estoy ahorrando para la jubilación

 

¡Enhorabuena! Ya formas parte de ese 15-30% de la población que, según los últimos estudios, ahorra para su jubilación. Si ya has llegado a este punto, puede que te surjan dudas sobre qué hacer con tus ahorros. Dejarlo en un depósito en el banco, invertir en un inmueble, emprender algún negocio, invertir en un fondo de inversión o un plan de pensiones… Son muchas las opciones disponibles para intentar generar la mayor rentabilidad a nuestros ahorros.

En este sentido, uno de los productos financieros de ahorro para la jubilación más utilizado a nivel mundial es el plan de pensiones, cuyo patrimonio alcanzó los 42,2 billones de euros en 2015. El desarrollo de estos vehículos de inversión ha sido especialmente intenso en los países que tienen una mayor cultura de ahorro.

En Holanda o Reino Unido, los fondos de pensiones suponen hasta un 60% y un 48,7%, respectivamente, del total de los activos financieros en los que invierten los ciudadanos. España aún está lejos de estas cifras, ya que estos instrumentos de inversión representan solo un 8,2%.

Entonces, ¿dónde invertimos los españoles nuestro dinero? Casi tres cuartas partes del total de los activos de los hogares son inmobiliarios. Es decir, la mayor parte del ahorro lo hemos destinado a la compra de una casa. El problema de la vivienda es que es un activo que no se puede vender de un día para otro y cuyo precio puede bajar, como ya ocurrió durante la crisis.

 

Fiscalidad y flexibilidad, ventajas de los planes de pensiones

Un plan de pensiones es una fórmula de ahorro e inversión para la jubilación. Las aportaciones que realizas mes a mes se invierten, junto al resto de los partícipes, para obtener una rentabilidad. El principal objetivo de este tipo de productos es complementar la pensión pública de la jubilación. Es decir, invertir ese dinero a largo plazo y disponer del capital cuando ya estemos jubilados.

No obstante, también existen supuestos en los que puedes disponer antes del ahorro acumulado como la incapacidad, el desempleo, la enfermedad grave o el fallecimiento. Recientemente también se ha aprobado en España que puedas rescatar el capital invertido una vez pasados 10 años.

¿Por qué los planes de pensiones pueden ser una buena opción? Una de sus principales ventajas es la fiscalidad. Cuando haces la declaración de la renta, puedes reducir tu base imponible en función de las aportaciones que hayas realizado a tu plan de pensiones; es decir, pagas un porcentaje menor de tu IRPF. ¿Y cuánto me puedo desgravar? Debes tener en cuenta que podrás desgravarte en el IRPF de las aportaciones que realices a tu plan de pensiones durante el año hasta la menor de estas cantidades: 8.000 euros o hasta el 30% de tus rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

¿Tienes alguna duda sobre cómo ahorrar para la jubilación? Envía tu pregunta a nuestros expertos o escucha a Miki Nadal. 

Si ya estás ahorrando para la jubilación…

quizá te interesen estos artículos