No, la base reguladora y la base de cotización no es lo mismo. En el mundo de la jubilación y las pensiones existen una multitud de términos, que en ocasiones son difíciles de entender. Si todavía te pierdes con el vocabulario de los enjoylders debes seguir leyendo este artículo.

La base reguladora y la base de cotización son dos términos que cobran importancia cuando hablamos de percibir la pensión de jubilación o la prestación por desempleo. Para conocer la cantidad total a recibir en el momento de la jubilación, es necesario conocer en qué consisten ambos conceptos.

Base de cotización

La base de cotización hace referencia a la remuneración bruta mensual que recibe un trabajador dado de alta en la Seguridad Social, incluyendo las pagas extra prorrateadas. Cada año la ley establece unos máximos y mínimos para las bases de cotización de las categorías profesionales, así se establece la cantidad que deben aportar al mes el trabajador y la empresa.

El porcentaje de la base de cotización es lo que deben tributar el empresario y el trabajador a la Seguridad Social. Este pago lo realiza el trabajador por cuenta propia y la empresa, en nombre del empleado asalariado.

La base de cotización sirve para valorar el acceso a prestaciones de la Seguridad Social como la prestación por desempleo (paro) o una jubilación contributiva. Cuanto más alta o más baja sea la base de cotización de un trabajador, así será la pensión que percibirá en su jubilación.

Quizá te interese:  Declaración de la renta 2017: ¿Cómo tributan tus ahorros?

En el caso del trabajador asalariado, todo aquello que se cobra fuera de la base de cotización no contabiliza para una futura prestación. Por ejemplo, los complementos no tendrán ningún impacto en la cuantía de la futura pensión o en la prestación por desempleo.

La ley establece la obligación de reflejar la base de cotización en la nómina, lo cual suele indicarse en la parte inferior de cada extracto. Las bases de cotización se pueden obtener también en la sede electrónica de la Seguridad Social.

Existen dos tipos de base de cotización:

  • La base por riesgos comunes (enfermedad común y accidente no laboral). Es la que se utiliza para el cálculo de la pensión de jubilación.
  • Por riesgos profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional). En ella se incluyen las horas extraordinarias.

Base Reguladora

El cálculo de la base reguladora tiene su origen en las bases de cotización del trabajador y la relación es directa. La base reguladora se utiliza para calcular las prestaciones que cada trabajador tiene derecho a percibir de la Seguridad Social. Se determina en función de las bases de cotización del beneficiario durante un determinado periodo de tiempo.

Para calcular la prestación económica que corresponde a cada trabajador, lo primero que se hace es tener en cuenta las bases de cotización a la Seguridad Social de los años previos a la jubilación. Después de esto, se calcula la base reguladora. Hasta 2013 la base reguladora de la pensión de jubilación se calculaba teniendo en cuenta las bases de cotización de los últimos 15 años del trabajador, que se va incrementando un año cada año. Así, a partir de 2022 se determinará la base reguladora de acuerdo con 25 años de cotización de los trabajadores; dicha cantidad se actualizará de acuerdo con el IPC, excepto las de los últimos 2 años.

Quizá te interese:  ¿Tienes entre 35 y 45 años? Tu tasa de sustitución será del 50%

No obstante, las personas que decidan jubilarse antes de cumplir los 67 años, también sufrirán una reducción de la base reguladora en función del tiempo que se anticipe la jubilación.

Si tienes más dudas con respecto a los términos de tu jubilación, puedes leer nuestra ahorropedia.