Actualmente, en el mercado hay numerosos productos financieros que sirven para ahorrar o invertir a largo plazo, con el objetivo de contar con una renta disponible en el momento de la jubilación y poder así disfrutar del mismo nivel de vida, una vez retirados. El producto que primero suele venirnos a la cabeza es el plan de pensiones, aunque existen otros como los planes de previsión asegurados (PPA). Estos dos vehículos de ahorro privado tienen cosas en común pero también diferencias. ¿Cuáles son?

Los planes de pensiones y los PPA tienen una cosa en común: son productos que están diseñados específicamente para ahorrar para la jubilación. Por lo tanto, solo pueden rescatarse una vez que el partícipe se ha retirado. Existen algunas excepciones como los de enfermedad grave, desempleo durante un largo periodo, fallecimiento o desahucio del domicilio habitual.

La principal diferencia entre un PPA y un plan de pensiones individual reside en la seguridad y en su forma jurídica. El PPA siempre garantiza la inversión inicial, sin tener en cuenta las fluctuaciones en los mercados financieros, por lo que está dirigido fundamentalmente a un perfil de partícipes con un sesgo conservador. Además, este producto se integra en la póliza de un seguro. Por el contrario, el plan de pensiones individual no ofrece esa garantía, por lo que no es posible asegurar que el cliente vaya a recuperar las aportaciones realizadas en el momento de la jubilación. Aun así, este producto ofrece diversas ventajas como cambiar de plan de pensiones libremente en busca de una mayor rentabilidad o un perfil de riesgo más adecuado, o conseguir un ahorro adicional a través de las deducciones que ofrece.  En cuanto a su forma jurídica, los planes de pensiones se instrumentalizan a través de fondos de pensiones.

Quizá te interese:  Las cinco claves para ser un enjoylder

¿Qué fiscalidad tienen?

Los dos productos cuentan con la misma fiscalidad durante las aportaciones y permiten pagar menos impuestos por las que se realicen, con un límite de 8.000 euros al año.
Cuando llegue el momento de recuperar el dinero, toda la inversión se integrará dentro de las rentas del trabajo.

¿Son compatibles los PPA y los planes de pensiones?

PPA y planes de pensiones son productos similares y la ley permite traspasar el dinero de un plan a un PPA y viceversa sin incurrir en ningún coste fiscal. Es decir, que se puede invertir una parte de tu dinero para la jubilación en un plan de pensiones y otra parte en un PPA y así diversificar el riesgo, siendo más arriesgado en diferentes momentos de la vida laboral y más conservador en cualquier otro momento