En países como Dinamarca, Gran Bretaña, Holanda y Suecia cuentan con un sistema de pensiones sostenible y en el que sus ciudadanos confían. En España, cuatro de cada diez cree que no tendrá pensión pública en el futuro. ¿Cómo lo hacen los daneses?

Dinamarca es un país envidiable: su renta per cápita es un 30% superior a la española,  tiene casi pleno empleo, sus ciudadanos figuran en casi todos rankings entre los más felices del mundo y además tienen un robusto sistema de jubilación, como así lo refleja el reciente estudio Melbourne Pension Index. Vamos, un verdadero país de enjoylders.

El sistema de pensiones danés se divide en tres partes: el sistema público de reparto obligatorio, el sistema complementario de carácter obligatorio y de gestión privada y el tercer pilar de carácter voluntario y también de gestión privada.

El primer pilar del sistema danés de pensiones es público y obligatorio, denominado FP (FolkePension). Es universal, basado en la residencia, no contributivo y financiado con los impuestos.

El segundo pilar está formado por los denominados ATP (Arbejdsmarkedets Tillægspension) y SP (Særlige Pensionsopsparing), ambos de carácter obligatorio.

  • El ATP es un sistema complementario, independiente y financiado a través de contribuciones realizadas por los empleadores y por los trabajadores, que financian la mayor parte de la contribución. En este caso, la pensión depende del tiempo durante el cual se haya contribuido con un máximo del 41% de la pensión básica del Estado. La participación es obligatoria para los empleados por cuenta ajena, y voluntaria para los empleados por cuenta propia.
  • El SP (Særlige Pensionsopsparing) es un sistema en el que obligatoriamente participan los trabajadores por cuenta propia y por cuenta ajena. Las contribuciones ascienden al 1% del salario, y son asumidas íntegramente por los empleados. Las aportaciones a este tipo de plan se suspendieron en 2004 y este sistema se cerró oficialmente en abril de 2010.
Quizá te interese:  Alemania o la necesidad de fomentar las pensiones privadas

El tercer pilar es de carácter voluntario, consistente en las aportaciones individuales que las personas pueden realizar a Planes de Pensiones, ya sean individuales, o adicionales a sus planes de empleo. Estos programas han crecido considerablemente en los últimos años, debido a los incentivos fiscales establecidos. La gran mayoría son de aportación definida.

Beneficios / Prestaciones del sistemas de pensiones danés

El primer pilar cubre a todos los residentes a partir de los 65 años, si bien esta edad se incrementará hasta los 67 años, de manera gradual durante el periodo 2024- 2027. A partir del 2025 la edad legal de jubilación estará indexada conforme a la esperanza de vida para tener en cuenta el efecto de la longevidad. Para obtener el importe completo de pensión es preciso un periodo de residencia en Dinamarca de 40 años. En el sistema obligatorio de empleo (ATP), se determina la cuantía de la prestación por jubilación en base a un cálculo de las aportaciones realizadas y de los rendimientos de éstas. El derecho a dicha prestación se reconoce a la misma edad que la establecida en el sistema público.