Los Planes de Pensiones, además de ser un vehículo de ahorro para complementar la pensión pública, son una fuente de financiación tanto para las empresas cotizadas como para aquellas que realizan emisiones. En España su participación es muy relevante, pues más del 40% del patrimonio invertido en Planes de Pensiones está apoyando a las empresas locales en su estrategia de crecimiento. Es decir, que de manera indirecta y a través del mercado de renta variable o de renta fija, 46.400 millones de euros del patrimonio invertido en Planes de Pensiones respaldan al tejido empresarial español.

Otro de los beneficios indirectos de la inversión en Planes de Pensiones es el fomento de las buenas prácticas por parte de las empresas medianas y de gran tamaño. En los últimos cinco años las entidades gestoras de estos productos destinados a complementar la jubilación han contribuido a fomentar la inversión en empresas que, además de presentar un buen estado financiero y perspectivas positivas de crecimiento, se distingan por sus buenas prácticas atendiendo a factores Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno.

En pocas palabras, indirectamente el ahorro que cada partícipe destina a su Plan de Pensiones también genera un beneficio alternativo más allá de su función natural. Por ello es importante impulsar e incrementar su desarrollo en nuestro país.

Quizá te interese:  ¿Por qué es importante empezar a ahorrar para la jubilación?