A la hora de comenzar a ahorrar para la jubilación y establecer una planificación de cara al retiro, existe un término que está ganando cada vez más fuerza. Se trata del concepto ‘enjoylder’ que, formado por las palabras inglesas enjoy (disfrutar) y older (mayor), hace referencia a una persona que, durante su jubilación, es capaz de mantener el nivel de vida que tenía cuando trabajaba. Los expertos la definen como la jubilación ‘triunfadora’ porque, pese a la planificación financiera y personal que requiere, permite disfrutar de décadas de descanso sin la necesidad de desempeñar una actividad laboral.

A pesar de las incertidumbres que pueda despertar, 2021 también es el año de las promesas, las metas y las oportunidades, en un contexto en el que el ahorro y la conciencia financiera son cada vez más importantes. ¿Te animas a convertirte en un enjoylder este nuevo año?

-Ser un enjoylder está al alcance de todos

Esta etiqueta de futuro puede recibirla cualquier persona que tenga la aspiración de conseguirla, con independencia de su edad o de su situación económica. ¿Cómo se puede lograr? Lo primero es tener en cuenta que mantener el nivel de vida en el retiro sin desempeñar una actividad laboral va a requerir de la planificación, teniendo presente que será necesario compatibilizar la pensión pública con el ahorro.

Como hemos compartido en otros artículos sobre el tema, la edad de jubilación se retrasa, mientras que el envejecimiento de la población, unido a una tasa de sustitución elevada y a una pirámide poblacional en la que cada vez habrá menos gente joven, se traducirá en que el sistema público de pensiones recibirá más presión, por lo que, para disfrutar de un retiro holgado, la gestión de las finanzas y el control adecuado del patrimonio serán pilares esenciales.

Quizá te interese:  El desarrollo sostenible, una prioridad para los Planes de Pensiones

Con una esperanza de vida que, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, se situaba en 86,2 años para mujeres y en 80,9 para hombres en 2019, el periodo de jubilación va a aumentar y podría llegar a situarse por encima de los veinticinco años.

-La necesidad de planificar el futuro

La gestión financiera implica planificación, no solo en el corto plazo, sino también con vista en un horizonte a largo plazo. Así, y en primer lugar, resulta esencial ser consciente de la pensión que se va a cobrar una vez llegue el momento de la jubilación: esta sencilla acción permitirá llevar un mejor control del dinero desde el periodo laboral.  A fecha de febrero de 2021, y según informa la Seguridad Social, la edad de jubilación ordinaria se sitúa en 66 años para todos aquellos que hayan cotizado menos de 37 años y 3 meses, y en 65 para quienes hayan superado este periodo de cotización. En base a otros factores, como la base reguladora y los años computables, es posible obtener la cuantía que se percibirá en el momento de la jubilación. En este escenario, la Seguridad Social pone a disposición de los ciudadanos un simulador de jubilación, accesible a través del portal Tu Seguridad Social, que permite estimar una posible edad de jubilación y su cuantía correspondiente, en relación con las cotizaciones realizadas hasta el momento.

Quizá te interese:  Las cinco claves para ser un enjoylder

-La importancia del ahorro

Además de estimar la cuantía que se recibirá en la pensión, ahorrar va a ser intrínseco a la filosofía enjoylder. Definir un perfil de ahorrador y planificar, consecuentemente, las finanzas personales, permitirá encontrar la vía más adecuada para incrementar el patrimonio de forma adecuada y eficaz. 2020 puso de relieve la importancia de tener una cartera a prueba de imprevistos a través del establecimiento de parámetros de ahorro y del establecimiento de objetivos a corto y largo plazo y, en esta línea, en 2021 el ahorro sigue siendo un tema de moda. Junto a los métodos tradicionales, como las cuentas de ahorro, ahora existen numerosos retos y enfoques que hacen del ahorro una tarea sencilla e incluso divertida.

Por lo tanto, ser un enjoylder sigue siendo posible en la actualidad, manteniendo una filosofía de ahorro positiva y en línea con la situación individual de cada uno, pero también estando informado del estado y del potencial de las finanzas personales, del importe de la pensión y de los profundos cambios sociales que se van a dar en este terreno.