En los últimos años los planes de pensiones se han convertido en uno de los vehículos principales para ahorrar a largo plazo de cara a la jubilación. Este producto es voluntario y su objetivo es completar la pensión de la Seguridad Social con el fin de que el partícipe pueda disponer de recursos económicos y de un buen nivel de vida una vez concluya su etapa laboral.

La alternativa de los planes de pensiones de empleo

Además de optar por vías de jubilación que prolonguen la actividad laboral, como la jubilación activa, la jubilación flexible o la jubilación parcial y de llevar un control estricto del ahorro y las finanzas personal, los planes de pensiones son clave ante este cambio demográfico y, entre este tipo de productos, los planes de pensiones de empleo ocupan, actualmente, un lugar preminente dentro del debate social.

Como cualquier plan de pensiones, un plan de pensiones de empleo (PPE) es un producto de previsión y ahorro a largo plazo, pero, en este caso, es promovido por las empresas para los trabajadores. En este sentido, esta modalidad permite a las empresas -convertidas en promotoras del PPE- dar forma a los compromisos adquiridos de cara a la jubilación y las pensiones de sus empleados -que recibirían la condición de partícipes-.

Quizá te interese:  El 95% de los españoles reclama al Gobierno que informe sobre la pensión pública que recibirá cuando se jubile

Esto supone una diferencia clara con el plan de pensiones individual, que tiene un único promotor -entidad de tipo financiero- y cuyos partícipes son las personas físicas. De este modo, cabe destacar dos características básicas de este producto: por un lado, en los planes de pensiones de empleo tanto la empresa como el trabajador pueden realizar aportaciones y, por otro lado, tienen un límite conjunto máximo de aportación con derecho a reducción que, en 2021, se sitúa en 10.000€ (de los cuales el trabajador puede aportar hasta 2.000 euros).

Así, los planes de pensiones continúan dentro de la senda de la diversificación, manteniendo su apuesta por la seguridad, la gestión del riesgo, el ahorro-previsión y el mantenimiento del nivel de vida de sus partícipes durante la jubilación.